¿Puede Hacienda embargarme la devolución de la renta?

Esta es una de las preguntas más recurrentes, especialmente cuando se cambia de año y todavía no se ha cobrado la devolución de la renta y desde Hacienda no hay explicación alguna. En primer lugar conviene aclarar que tener deudas con Hacienda y la administración pública en general es uno de los grandes motivos para retrasar el pago de la devolución o la confirmación de la propia declaración de IRPF.

La respuesta rápida a la pregunta de si Hacienda puede o no embargar la devolución de la renta es un tajante y rotundo sí. En caso de deudas con Hacienda o con alguna Administración Pública la Agencia Tributaria puede retener y desviar el dinero de la devolución de IRPF al pago de esa deuda y, de hecho, así suele hacerlo. No es un movimiento automático, pero sí repetido. En este sentido, multas de tráfico, impuestos como el IBI, el Impuesto de Matriculación y cualquier reclamación de dinero por parte del Estado queda sujeta a la posible acción por parte de la AET.

¿Y las deudas privadas?

¿Qué pasa con el resto de deudas? ¿Y si debo dinero al banco? Hacienda también puede embargar ese dinero, sólo que en este caso no podrá hacerlo ‘de oficio’, sino que debe pesar una sentencia judicial obligando al mismo. Es decir, al igual que los tribunales de justicia pueden decidir embargar parte del salario para hacer frente a una deuda, éstos pueden y suelen extender el embargo a cualquier tipo de renta, incluido la derivada de la devolución de IRPF.

En este sentido, si existen multitud de deudas de diferente tipo, existe un claro orden de bienes a embargar marcado por ley y que es el siguiente:

Dinero efectivo o en cuentas abiertas en entidades de crédito.
Créditos, efectos, valores y derechos realizables en el acto o a corto plazo (derecho contra la AEAT por devolución de la renta)
Sueldos, salarios y pensiones.
Bienes inmuebles.
Intereses, rentas y frutos de toda especie.
Establecimientos mercantiles o industriales.
Metales preciosos, piedras finas, joyería, orfebrería y antigüedades.
Bienes muebles y semovientes.
Créditos, efectos, valores y derechos realizables a largo plazo
Cómo evitar el embargo

La solución más obvia es no acumular deudas, pagar nuestras facturas en tiempo y forma. Sin embargo, también existen trucos para evitar el embargo de la nómina o por lo menos sus efectos. El más fácil de aplicar pasa por reducirlas retenciones de IRPF de de forma que Hacienda no tenga qué devolver. El problema es que, como ya hemos explicado, las retenciones de IRPF se calculan de forma automática y existen unos mínimos que no se pueden superar. Además, hay que tener en cuenta que el dinero que no nos devuelven va a parar al pago de la deuda, por lo que estaremos reduciéndola y llegando a la salida al problema creado.

Las retenciones de IRPF también pueden utilizarse para reducir los embargos en la nómina. Y es que hay veces que los embargos llegan también al salario. Existen, sin embargo, una cantidad máxima a embargar por parte de Hacienda, y esta se calcula en función del sueldo neto, por lo que a menor sueldo nego -vía retenciones de IRPF- menor cantidad a devolver. Eso sí, en este caso hay que echar mano de la calculadora para ajustar la retención al resultado, ya que de otra forma la AEAT siempre podrá después embargar el sobrante de retenciones que se convertiría en devolución de IRPF.

Fuente:

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Powered by WishList Member - Membership Software