Los mejores consejos para ahorrar en tu comunidad de propietarios

Sabemos que encontrar la manera de recortar en los gastos comunitarios no es un asunto fácil, pero aun así os queremos ayudar aportando algunos consejos para ahorrar en las comunidades de vecinos. Al igual que un propietario vela por mantener la economía de su domicilio en estabilidad, la comunidad de propietarios tiene la responsabilidad de adecuar sus gastos a las necesidades del edificio, finca o urbanización. ¿Cómo conseguir ajustar los gastos para ahorrar en tu comunidad?

Los mejores consejos de ahorro en las comunidades de vecinos.

  • Mantenimiento preventivo. Algunas zonas de los inmuebles deben llevar un sistema de mantenimiento organizado y programado para evitar posibles averías que suponen un gasto enorme y provocan derramas. Por este motivo es importante llevar un control exhaustivo de estos lugares y no olvidarse que una revisión a tiempo puede hacer ahorrar mucho dinero.
  • Luces de bajo consumo y tecnología LED. A pesar de tener que realizar una pequeña inversión inicial, para los residentes en una comunidad de propietarios les puede significar una enorme ganancia a medio plazo. En comunidadesdevecinos.es hablaremos pronto sobre cómo el uso del LED significa un gran ahorro para los vecinos al mismo tiempo que se obtiene una muy buena calidad y otras ventajas.
  • Elija el mejor administrador de fincas para su comunidad de propietarios. Es deseable buscar varias propuestas y decantarse por la que mejores garantías ofrezca y cuya tarifa sea la más competitiva. Recuerda nuestro posthttps://comunidadesdevecinos.es/elegir-administrador-de-fincas/
  • Mejorar la eficiencia energética. En todos los sentidos y cada comunidad debe de saber cómo puede conseguirlo. Algunas inversiones en comunidades muy antiguas deberían de ser en aislamiento, otras deben mejorar su eficiencia añadiendo sistemas tecnológicos o instalaciones eléctricas como con detectores de presencia y temporizadores.

Mejorar eficiencia energetica comunidades de vecinos

  • Descartar lo prescindible. Realizar un estudio detallado que permita diferenciar y detallar lo que es imprescindible y lo que no. Una vez llegados a este momento actuar en consecuencia ya sea para dejarlos en suspensión o cancelarlos, o continuar con ese gasto…
  • Revisar los contratos actuales. Es importante revisar los contratos de servicios como seguro, contrato de limpieza o mantenimiento y negociar un ajuste de las tarifas. Es aconsejable pedir presupuestos alternativos para los servicios más importantes para tener precios de referencia. En el caso de que el proveedor actual no se ajusta al precio de mercado, la comunidad debería plantearse de cambiar de proveedor.
  • Ahorro en calefacción. Las comunidades que disponen de calefacción centralizada pueden lograr un gran ahorro en los meses de invierno. Medidas tan simples como reducir los horarios o instalar más termóstatos hay que tenerlas en cuenta. Aunque es importante saber si la comunidad dispone de un sistema de calefacción eficiente…o es momento de cambiar la instalación.
  • Buscar ayudas antes de actuar. Existen subvenciones estatales y regionales para acondicionamientos y reformas, como por ejemplo ayudas públicas para las mejoras de accesibilidad como son la creación de rampas o la instalación de ascensores.
  • Actuar contra la morosidad y los impagos de manera adaptada a la situación. Es necesaria la buena salud de los pagos comunitarios, porque son el equilibrio y estabilidad económica de la comunidad. La situación económica de la comunidad de propietarios es imposible de sostener si no es con la colaboración del 100% de los vecinos. Es la función de la comunidad, intervenir y proceder de la manera correcta, ya sea mediante el diálogo y los acuerdos o mediante vías judiciales.
  • Siempre solicitar y comparar diferentes presupuestos. Es imprescindible y parece ser una práctica olvidada en la mayoría de comunidades. No conformarse con el servicio que ya conozco o con el primer resultado de Google. Buscar múltiples opciones, comparar los resultados y analizarlos cualitativa y económicamente y elegir el que mejor relación calidad-precio suponga, ese es el proceso correcto.
  • No contratar el servicio de limpieza o espaciar los días contratados. Hay muchas comunidades en que son los propios vecinos los que se encarguen de conservar limpias las zonas más próximas como pasillos, escaleras, etc. Si no es el caso, se puede reducir el número de días en los que viene el servicio de limpieza y si es posible, pueden trabajar un día a la semana en lugar de varios.
  • Amortizar los préstamos. Si la comunidad tiene deudas o algún préstamo, es aconsejable amortizarlo lo antes posible y así reducir el porcentaje de los intereses que generen, dependiendo de las cantidades, puede llevarse un gran peso de las cuotas y los esfuerzos económicos de los vecinos.

No todos los consejos de ahorro son aplicables a todas las comunidades. Te recomendamosanalizar y comprender cómo es su comunidad para saber qué consejos se les adapta más y cuáles debes seguir para tener éxito.

La comunidad de propietarios tiene que ser gestionada como si fuera tu hogar.

El propietario de una vivienda es el encargado de organizar la economía de su domicilio y de los que residen en él, por este motivo suele intentar ajustar al máximo sus gastos para que la economía familiar se mantenga estable. Hay diferentes pagos que son fijos y corresponden a un gran porcentaje de los gastos mensuales del domicilio, como son la hipoteca o el alquiler, los impuestos, los suministros… Por otra parte, también hay una parte de los gastos mensuales que pueden evitarse pues no son esenciales y que se acumulan y acaban soportando mucho más peso económico que el deseado…

Por último, están esos pagos que se desean evitar a toda costa, y que resulta imposible, ya que son las excepciones, gastos puntuales que el vecino se encuentra de manera inesperada, y que debe hacer frente con urgencia. Existen entonces, estos tres tipos de gastos que podemos diferenciar en fijos, opcionales e inesperados y es de vital importancia la capacidad de diferenciarlos.

Lo mismo debería ocurrir con los gastos comunitarios: la mentalidad de los vecinos reunidos como comunidad de propietarios debe de ser la suma de la actitud individual, y buscar optimizar al máximo los recursos y saber diferenciar de qué se puede prescindir y de qué no. Aplicar el sentido común, algo tan simple como que todos los vecinos ayuden a gestionar la comunidad como si se tratase de su propio domicilio o de su empresa, y de esta manera todos ayudan a regenerar y optimizar la comunidad para conseguir ese deseado ahorro en la cuota de la comunidad.

 

Fuente: Comunidades de vecinos.es

No hay comentarios

Agregar comentario

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Powered by WishList Member - Membership Software